Boletos aéreos en rutas nacionales ya se venden en dólares.

Las presiones inflacionarias y la congelación de las tarifas de los boletos aéreos en rutas domésticas llevaron al cobro en dólares de un servicio que no se sostiene en bolívares.

Esta modalidad la han venido adoptando cada vez más líneas aéreas y agencias de viaje desde el mes de diciembre. Sin embargo, es prácticamente la única opción para aquellos que necesitan viajar dentro del país.

De acuerdo con la información que manejan agentes de viaje y operadores turísticos, la oferta de pasajes está totalmente restringida al público en general.

Las empresas están trabajando con dos modalidades: la del bloqueo de boletos por parte de las aerolíneas para otorgarle cupos a las agencias mayoristas o las que tienen mayor capacidad de venta, a precios muy por encima de los regulados; y la del cobro en divisas.

“Las tarifas domésticas están muy por debajo de lo que deberían y no resulta rentable para las empresas. Un boleto Porlamar-Caracas en Bs 55.000 definitivamente no cubre los costos de operatividad que tienen las líneas, por el contrario representa una pérdida para ellos. Si los venden por bloqueo pueden negociarlo en Bs 1.100.000”, dijo a El Estímulo un prestador de servicios turísticos que prefirió mantener su nombre en reserva.

Esta es la razón por la que los pasajeros no consiguen boletos por las vías convencionales. Las aerolíneas restringen los cupos en las pantallas, liberan un mínimo para los regulados y el resto lo dividen entre los que van a los bloqueos y a la venta en dólares.

En este momento, por ejemplo, para la temporada de Carnaval solo están disponibles los vuelos que se comercializan en dólares. Para adquirir un pasaje Caracas – Porlamar (ida y vuelta) el usuario debe pagar en promedio en 37 dólares. Aunque este mecanismo lo aplican con mayor fuerza en las fechas de mayor demanda, también se hace en días convencionales.

“Todas estas medidas son acciones desesperadas que se dan a consecuencia de la falta de sinceración de las tarifas y de las necesidades del mercado por parte de las autoridades y, por supuesto, de la crisis económica que afecta al país. Si bien es cierto que en este momento hay quienes se están aprovechando y haciendo dinero de forma inescrupulosa, también lo es que podría evitarse fijando precios acordes a la realidad y según la estructura de costos que tienen las empresas”, comentó un operador a El Estímulo.

“Básicamente los pusieron a elegir entre dejar de operar y buscar otras alternativas. Ya sabemos cuál fue la elección y tan acertada es que la estatal Conviasa escogió el mismo camino y se sumó a otras dos o tres que lo están haciendo”, indicó el operador, quien aseguró que todas las rutas de Conviasa están dolarizadas y que esta empresa maneja también el bloqueo de boletos.

Cerrando 2017, el expresidente del Consejo Superior de Turismo, José Yapur, declaró que extraoficialmente se maneja que en un viaje Caracas-Porlamar las líneas aéreas pierden entre 5 y 6 millones de bolívares. De cada boleto deben destinar 40% al Estado, impuestos y servicios de aeropuerto.

Esto no ocurre con los vuelos internacionales que son los que los ayudan a generar divisas, captando pasajeros extranjeros, y con esto a mantenerse volando.

Para el manejo de boletos en dólares, el precio inicial lo ponen las aerolíneas que son las que contactan a los representantes turísticos para ofrecerles la cantidad de cupos que tienen disponibles y decirles cuánto deben pagar por ellos.

La agencia tiene que subirle el precio para poder ganar y para pre pagarle a la línea. Otros lo cotizan a la tasa de cambio paralelo del día. “Si la aerolínea fija en dólares y vende en bolívares la agencia pierde, por lo tanto, vende en dólares. En las pantallas finales, se liberan los cupos que no venden las agencias, aunque ya los hayan pagado”, dijeron representantes del sector.

Para hacer esto de forma legal, algunas empresas aéreas le han dado opción de pantalla internacional a las agencias, como si estuvieran en otro país, para emitir boletos internacionales en dólares y por ese mismo sistema verificar y optar por los disponibles en rutas nacionales.

Los pagos se hacen con tarjetas internacionales y toda la transacción se registra fuera del país.

A esta situación se suma que ahora existen los “bachaqueros turísticos”, según declaran algunos agentes de viaje, quienes informaron que desde hace algunos meses personas ajenas al sector están vendiendo pasajes a precios muy elevados, distorsionando todavía más el mercado.

El Estimulo